El acaudalado golpista Camacho oprime bolivianos en nombre de Dios

Luis Fernando Camacho se presenta a sí mismo en twitter como "presidente del Comité pro Santa Cruz, abogado y padre de tres hijos". Dice luchar "no con armas sino con Fe", pero es la cara visible del golpe de Estado contra Evo Morales. ¿Quién es el hombre que ayer entró al Palacio de Gobierno y rezó arrodillado en el piso con una Biblia sobre la bandera boliviana? 

Lo llaman 'El macho', lidera la organización civil más importante de la zona más rica de Bolivia, es parte de una de las dos grandes logias de la zona (Los Caballeros del Oriente) y junto a su familia forma parte del Grupo Empresarial de Inversiones Nacional Vida S.A., compañías vinculadas a los seguros, el gas y los servicios. Tiene 40 años, es abogado de la Universidad Privada de Santa Cruz de la Sierra e hizo una maestría en Derecho Financiero y Tributario en la Universidad de Barcelona.

Las empresas familiares

A mitad de este año, los medios locales informaron que Camacho estaría relacionado con los Panama Papers: a través de la creación de tres sociedades (Medis Overseas Corp., Navi International Holding y Positive Real Estates) habría operado como intermediario para "coadyuvar a personas y empresas a esconder sus fortunas en entidades offshore, lavar dinero y establecer esquemas de evasión de impuestos". Así se recoge en el informe que elaboró la comisión legislativa que investigó el tema y que se presentó en septiembre de 2017. Entonces, Camacho dijo que buscaban amedrentarlo: "Yo no me voy a callar, voy a seguir manteniendo el discurso", declaró.

Para el politólogo y analista boliviano Marcelo Arequipa, "Camacho pertenece a una línea familiar histórica en Santa Cruz de una élite que siempre ha manejado el poder cívico y el poder territorial". Y relató que la situación actual en su país es como si se hubiera regresado al siglo XIX. "Es la biblia, lo conservador y la apelación a las élites económicas anteriores", dice en conversación con RT. 

Para Hugo Siles, politólogo y exministro de Autonomía en Santa Cruz, "Camacho forma parte de una familia acaudalada de la zona". Y precisa a este medio: "Antes, cada usuario le costaba de 1000 a 1500 dólares conectarse a la red de gas. Esa era una de las empresas de su familia. Hoy todo eso es gratuito por la política de nacionalización donde el gas es un recurso que los bolivianos hemos recuperado para nuestra economía". Así relata algunos de los intereses concretos de su clan que fueron tocados por el Gobierno de Morales.

Un hombre de la región más rica de Bolivia

En su juventud, Camacho fue vicepresidente de la Organización Juvenil Cruceñista (UJC), una organización cuyo lema es 'No somos violentos, somos pacíficos, pero tampoco somos cobardes', y que se organiza bajo el 'hashtag' #DiosVolveráAlPalacio. Siles lo define así: "Son un grupo de choque violento, históricamente han hecho uso de la fuerza".

Los jóvenes son parte de la organización mayor que ahora preside Camacho y que entre 1981 y 1983 lideró su padre: Comité pro Santa Cruz

Camacho lo preside desde febrero de este año. Se trata de una organización que nuclea diferentes entidades vecinales, zonales, empresariales, de trabajadores de una de las zonas más ricas de Bolivia. La región produce el 70 % de los alimentos del país y tiene un enorme potencial energético e hidrocarburífero que, tras la nacionalización de Morales en 2016, está hoy en manos del Estado.

Según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística de Bolivia, el PBI del Departamento de Santa Cruz representaba en 2016 al 28,9 % de la Economía total del país. "Santa Cruz representa un tercio del PBI. Aquí ha organizado con inmensos recursos una movilización de gente que ha tomado las calles", cuenta Siles. 

Persecución en nombre de Dios

Todo lo que hace Camacho tiene un muy fuerte anclaje religioso: menciona a Dios en todas sus apariciones, llevó la Biblia al Palacio de Gobierno y pide a sus seguidores que lleven a la virgen a las movilizaciones. El 4 de octubre reunió a sus seguidores "a los pies del Cristo Redentor" en Santa Cruz. Luego, posteó un video en redes sociales en el que decía que en dicho 'cabildo' habían decidido "castigar al tirano con los votos".

Camacho no se presentó como candidato en las elecciones presidenciales de este octubre en Bolivia. Y, sin embargo, actualmente encabeza un golpe que tiene como argumento original la denuncia de la oposición de fraude por parte de Morales. 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

No a la Ley Helms-Burton + VIDEOS