Si Granma triunfa, estará triunfando Cuba

Como conclusión de la visita de Gobierno realizada a Granma, el Presidente y el Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros encabezaron este jueves una reunión resumen, de información y reflexión, con los principales dirigentes políticos, gubernamentales y administrativos de la provincia oriental.

Al pasar revista al comportamiento de los indicadores socioeconómicos fundamentales del territorio, se acordaron estrategias dirigidas a corregir y estimular la concreción de diferentes programas calificados de prioridad aquí, como la producción local de materiales de construcción, la captación de más ingresos que permitan acercar a cero el déficit presupuestario, la revitalización de industrias, la erradicación de cadenas de impagos, así como el reimpulso de inversiones constructivas, de la vivienda y de acueducto.

Luego de una explicación sobre la compleja coyuntura comercial y financiera en que se está moviendo el país debido a factores externos, Díaz-Canel insistió en girar las armas hacia las deficiencias internas y explotar con máxima eficiencia posible todas las reservas productivas.

Criticó las debilidades que en la planificación empresarial determinan que se asuman planes demasiado conservadores, que luego generan utilidades excesivas engañosas; un aspecto que pudiera remediarse algo en el segundo semestre del año, mientras ya se piense en elaborar para el 2019 planes que rayen las potencialidades locales.

«Tenemos que lograr, además, que el plan territorial asuma los intereses del país, pero que no descuide los del desarrollo territorial», una afirmación que argumentó con los ejemplos de la necesaria inclusión que exige el inicio de la edificación del Policlínico 1, de Manzanillo, o los trabajos en el llamado Pediátrico, de Bayamo.

El Mandatario recalcó la urgencia de aplicar los razonamientos macroeconómicos del país al análisis en cada empresa, y en esa relación romper algunos mitos como el de preferir importar, porque es más caro producirlo en la industria nacional.

«Si no lo empezamos a hacer no vamos a encontrar nunca la forma eficiente de producir aquí», subrayó Díaz-Canel, e ilustró el caso de la Fábrica de Acumuladores de Manzanillo, como ejemplo claro de industria nacional que exige urgente reanimación.

La exposición de varios ministros y viceministros informó sobre las principales acciones que se ejecutan por sectores en la provincia de Granma, fundamentalmente en la construcción, recursos hidráulicos, las comunicaciones y la gestión económica en el comercio.

Díaz-Canel enfatizó en tres elementos que serán directrices en los métodos de trabajo concebidos para estrechar la relación entre el Gobierno Central y los gobiernos provinciales: vinculación mayor de los cuadros con la base, sistematización de los chequeos periódicos y creación de más espacios de debate, así como la rendición de cuenta de cuadros e instituciones a todas las instancias, desde el nivel municipal al nacional.

El Presidente cubano repasó las distintas motivaciones históricas (26 de Julio, 10 de Octubre, aniversario 60 de la Revolución) que alientan a Granma a trabajar mejor por su progreso y bienestar, y agradeció las innumerables muestras de fidelidad al legado del Comandante en Jefe, los saludos cariñosos enviados al General de Ejército, y la calurosa posibilidad de establecer un diálogo directo con la gente en estos dos días de visita a la provincia, en que estuvo acompañado todo el tiempo por Federico Hernández, primer secretario del Partido aquí, y Manuel Sobrino, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular.

«El compromiso de este pueblo tiene que ver con su tradición de lucha, de asumirla como convicción, responsabilidad y compromiso, porque son cuna de la Revolución. Si Granma triunfa, está triunfando Cuba», concluyó.

Add comment

Security code
Refresh