Tiempo de recuento y análisis

Julio debe ser mes de recuento enérgico, al tiempo que de especial recordación del inmenso sacrificio que costó la Cuba de Hoy y el proyecto social que se inició en enero del 59. Y debe ser tiempo de análisis,  tanto de lo que se ha alcanzado, de las conquistas nuevas o menos nuevas de este pueblo bravo, humilde y sencillo, pero orgulloso de su identidad y de sus empeños, como de cuánto queda por delante, en pos de la añorada eficiencia, base esencial del bienestar de todos. Debe ser una etapa en que resulta imposible obviar, por ejemplo, que la Universidad Ignacio  Agramonte, de Camagüey, graduó hace solo unos días 800 nuevos profesionales, y un buen número de egresados de las especialidades de Salud se incorporan desde ahora a la lucha por la vida, tanto en suelo patrio como en numerosos rincones del orbe. Y la lista de rubros económicos que alcanzan en lo que va de año resultados satisfactorios, es amplia y  abarca toda una gama de esferas, desde la producción de alimentos hasta los llamados ¨fondos exportables¨ que mucho contribuyen a reducir el impacto del bloqueo. La leche, la carne de cerdo y la miel, por ejemplo, exhiben saldos positivos en la etapa, a pesar de la sequía, que sin dudas es un obstáculo y no pequeño, pero no pueden escudarse tras ella la ineficiencia, la falta de sistematicidad, organización y control con los que tanto tropieza la ejecución de los planes. Quince  entidades incumplen las utilidades programadas y seis presentan pérdidas; se quedan muy por debajo los volúmenes comprometidos en la producción de azúcar, por inconvenientes de carácter objetivo, como roturas y carencias, y por otros subjetivos, esos que son imputables a los hombres y mujeres del campo o la industria, algo que se repite año tras año. Se imponen reparaciones de calidad, organizadas y con criterio objetivo, sin maratones ni prisas que solo contribuyen a dañar la calidad y por tanto, el resultado final; es un imperativo también la necesaria calificación del personal en cada puesto laboral, para lo cual se cuenta con personas de experiencia sobrada, algunas con más de 50 años en lo que otrora fuera la locomotora  que tiraba de la economía nacional, y que en la actualidad  es apenas un destartalado coche. Hoy más que nunca, cuando se recrudecen los obstáculos, es preciso ser consecuentes en cada instante y en todos los puestos de trabajo sin excepción, y apegarnos con todas las energías a esos conceptos que enarbolan con orgullo los cubanos, que han sabido enfrentar a colosales enemigos y salir triunfantes; es en el diario bregar donde se miden los hombres y mujeres. Es absolutamente necesario, de una vez y por todas, reacomodar la tan llevada y traída ¨pirámide¨ salarial que a muchos  golpea, algo que se dice fácil, pero es tarea de titanes, y solo a fuerza de producir más, con más calidad,   mayor ahorro y competitividad puede lograrse. Manos a la obra entonces, pero con seriedad,  dedicación y constancia.

Add comment

Security code
Refresh

Videos | Reforma Constitucional

Victoria de las ideas