SociedadSociedad

Mi familia de “Adelante”

Tengo, vamos a ver una familia que atender y respetar como la de mis hijos, nietos, y sobrinos.

 Parafraseando la célebre poesía de mi coterráneo y, en parte, colega  Nicolás Guillén 

Cuando me veo y toco,
yo, Juan sin Nada no más ayer,
y hoy Juan con Todo,
y hoy con todo,
vuelvo los ojos, miro,
me veo y toco
y me pregunto cómo ha podido ser.

No puedo de otra manera describir lo que significó en mi vida los 23 años vividos en este colectivo de periodistas, desde  finales del año 1970. Llegué con apenas  el doce grado de escolaridad y en el bregar diario tras la noticia alcancé el diploma de licenciado. Fueron muchos más los años de satisfacción que la horas de infortunio en las cuales siempre tuve a cercano una mano solidaria.

Y me pregunto ¿ cómo ha podido ser?  durante un encuentro entre jubilados y continuadores de la encomienda de la sección de propaganda del 26 de julio, que  el doce de enero de 1959 publicaron “Adelante” primer órgano de prensa fundado tras el triunfo de la Revolución.

Se celebran los  sesenta cumpleaños y entre los Juan con Todo  de mis parientes viejos y nuevos pinos surge el compromiso de cuidar a esta familia, en la que incluso tengo a mi hija Bárbara quien labora como editora.

Aquí aprendí el valor de la frase martiana  “El periódico debe estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano, y la espuela en el tacón”.

 

  (www.poemas-del-alma.com/nicolas-guillen-tengo.htm)

 

Ciudad que vivo, Ciudad que soy