Camagüey, con las manos y el corazón

 

Unir a todos en la recuperación en los múltiples lugares que la necesitaron, ha sido máxima del Consejo de Defensa en Camagüey para, con las manos y el corazón, restañar los daños del huracán Irma

 La vicepresidenta de ese órgano,  que se constituye en estado de emergencia, Isabel González motivó a los camagüeyanos  a trabajar para el bien de todos y fue así que cientos de trabajadores de varias empresas se albergaron hasta en casas de Campaña en los municipios de Esmeralda, Sierra de Cubitas y Nuevitas, para enfrentar la reparación de los daños causados por el poderoso huracán Irma.

 En esos lugares,  con las primeras luces del alba comenzaba el trabajo  y como hormigas laboriosas levantaron casas, escuelas, mercados, arreglaron calles y hasta hicieron parques y espacios recreativos.

 Para la también presidenta del gobierno en la provincia, la respuesta de los agramontinos es ejemplo de la Vergüenza que les inculcó El Mayor, y la recuperación avanzó en todos los sentidos.  

 En Camagüey, las máximas autoridades del Consejo de Defensa, se colocaron al frente de las tareas en comunidades, barrios y municipios,  con el ejemplo que inculcó el Comandante en Jefe, ningún problema quedó sin respuesta.

 De esta forma, en el municipio de Esmeralda, la zona más afectada por la fuerza de los vientos y las intensas lluvias, hoy se aprecian las nuevas casas de tablas de palma, hechas por los trabajadores de la industria azucarera. Es un ejemplo del SI SE PUEDE que enarbola el presidente cubano Raúl Castro y continúan  a diario los cambios en la fisonomía del terruño.

 La unidad, integración y sobre todo voluntad de hacer las cosas bien, decisión del Consejo de Defensa en Camagüey, ha llegado a todos y en especial a los pobladores de esos lugares que se ven acompañados a cada hora.

 Los agramontinos están orgullosos del aporte y esfuerzo que han regado por toda la zona norte de la provincia, los resultados se ven y el país los pone de ejemplo, porque en cada tarea, reconocen, han puesto manos y corazón

 

 

Add comment

Security code
Refresh

Ciudad que vivo, Ciudad que soy