Garantes de la salud

La atención médica constituye un derecho fundamental de cada ciudadano. En Cuba, desde los inicios del proceso revolucionario, el gobierno garantizó la creación de un sistema nacional de salud enfocado en llevar el cuidado hospitalario hasta los lugares más apartados.

Si se hace una comparación entre el comportamiento de la atención medica en nuestro país durante la etapa neocolonial y la revolución en el poder, se puede observar que la brecha existente es significativa.

Antes de 1959, la mayoría de los servicios médicos eran privados. Por esta razón el derecho a la salud solo lo tenía un pequeño grupo de personas, mientras los que contaban con bajos ingresos tenían la opción solamente de atenderse en las llamadas Casas de Socorro. En este período, las instalaciones y los doctores se concentraban principalmente en la capital, lo que traía consigo que la atención médica prácticamente no llegara a las zonas de difícil acceso, que contaban con un solo hospital rural.

Sin embargo, después de 1959, se comenzó a trabajar para que la salud pública llegara a todos los rincones del país y todas las personas se atendieran  de forma gratuita. En la actualidad, Cuba es considerada una potencia médica que cuenta con más de 300 áreas de salud con el programa del médico de la familia, orientadas hacia la atención primaria. Este sistema brinda protección a grupos poblacionales específicos y está dirigido al individuo, la familia, la comunidad y el medio, además que previene, cura y rehabilita con la tecnología necesaria.

A nivel nacional, el desarrollo de la medicina familiar ha impactado de forma positiva, lo que se traduce en un descenso de los ingresos, las consultas de urgencias y las intervenciones quirúrgicas. Internacionalmente creó un precedente por su carácter novedoso, sobre todo a partir de 1984 que se implantó el programa del médico de la familia.

Especial atención ha dado el gobierno revolucionario a los niños, quienes cuentan con el Programa Nacional de Inmunización que ha logrado la prevención de trece enfermedades mediante las vacunas programadas. Este fruto del sistema cubano de salud pública ha posibilitado la eliminación de la poliomielitis, el tétanos del recién nacido, la difteria, el sarampión, la tosferina, la parotiditis y la rubéola.

El país ha desarrollado otros programas para garantizar la salud de la población como por ejemplo el Materno Infantil que ha logrado mantener bajos índices de mortalidad infantil, y los dedicados a la prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer y a las personas con insuficiencia renal.

Asimismo, se hizo necesario, debido al creciente envejecimiento poblacional, priorizar al adulto mayor mediante el aumento de la calidad de vida de este grupo específico a través de alternativas no institucionales con la participación de la comunidad.

Add comment

Security code
Refresh

Especiales TV Camagüey

Especiales de TV CamagüeyEspeciales de TV Camagüey